Es uno de los principales detonantes del deterioro físico y mental. Conlleva falta de atención y trastornos emocionales como ansiedad y depresión.


Consecuencias para la empresa:

 El absentismo.
 Disminución de la productividad.
 Baja calidad en procesos y productos.
 La pérdida de tiempo y económica que esto
    puede ocasionar.

Por tanto, en el ambiente de trabajo, la masoterapia es técnica ideal para manejar el estrés laboral ya que consiste en un sistema de relajación muscular con efecto de distensión desde la primera sesión.

Además, la masoterapia permite aplicar estas herramientas en distintos contextos. Por tanto, el trabajador aprende a tomar pausas breves para realizar ejercicios corporales en favor del uso de la tensión acumulada y de la continuidad de la labor cotidiana productiva y eficiente.